Los recados son mezclas de especias e ingredientes aromáticos que se tateman y se muelen generando unas pastas de colores para sazonar guisos y platillos. Mayormente se pueden encontrar alrededor de la península de Yucatán, pero los puedes recrear desde cualquier parte del país. Recuerda que cocinamos con recados para crear comida casera hecha en casa.

Antes que nada, un poco de historia, según registros de antiguos españoles colonizadores, el uso de recado negro para agregarle más sabor a las carnes y otras preparaciones, data desde antes del siglo XV, mientras que el alcaparrado comienza a tener su auge a principios del siglo XX.

En la actualidad existen marcas semi-industrializadas que han logrado comercializar estos condimentos agregándoles mayor tiempo de vida, aunque anteriormente se realizaban para usarse al momento, comúnmente en ocasiones festivas. A pesar de que los recados rojo y negro tienen raíz maya directa, también podemos clasificarlos por colores, donde los blancos nos recuerdan a algunas mezclas del medio oriente.

Recado para comida casera

Para poder ubicarlos con mayor facilidad se pueden dividir en recado rojo, negro, verde y blanco, donde este último tiene una mayor variedad con 15 tipos diferentes; mientras que el recado negro a penas cuenta con dos.

Recado Rojo

El recado rojo es uno de los más conocidos y de los más antiguos, ya que se usaba desde la época mesoamericana para condimentar carnes. Este es el que llevan famosas preparaciones como la cochinita pibil o el mucbilpollo en época de difuntos. Este tiene un característico grado de acidez y no todo recado rojo es equivalente a haber sido preparado con achiote. Su característico sabor le da un toque para que la comida casera sepa más deliciosa.

Recado Verde

El recado verde es otro de los favoritos en tierras mayas, sobre todo para la época de cuaresma que es cuando se preparan los famosos papadzules con esta mezcla con aceite de semilla de calabaza y la misma pepita molida. Es de un sabor muy particular entre lo dulce y lo salado.

Recado Negro

El recado negro es famoso por su color y sabor picante, estas dos características se logran gracias a la mezcla de los chiles tostados hasta las cenizas que se usan para su preparación. El olor de estos es casi insoportable, tanto que te harán hasta salir de tu casa. El relleno negro y el chocolomo son las preparaciones más características que llevan este sazonador.

Recado Blanco

El recado blanco se le conoce así por su variante más popular, el recado para escabeche (una comida con un característico color pálido). La mayoría de sus 15 variantes se obtienen agregando pimienta, clavo y orégano yucateco como ingredientes principales. El salpimentado, el alcaparrado, el de mechado y para bistec son algunos de los que se encuentran dentro de esta categoría.

A pesar de sus años de historia, la integración de condimentos y recados en preparaciones actuales formula nuevas recetas y posiblemente, nuevos recados en un futuro. Por eso, ahora que ya sabes más acerca de estas pastas para agregar sabor, integra alguna a una de tus preparaciones y dinos qué te parece su sabor y olor.

Deja una respuesta